La hora del Ángel

Después de leer los 2 únicos libros de la serie El Mesías de Anne Rice, tenía muchas ganas de empezar la serie Songs of the Seraphim, que tiene actualmente 2 novelas. Hace un par de meses hice la reseña de Angelology y comenté que después de los vampiros, parecía que el nuevo boom en la literatura paranormal eran los ángeles. Así que saqué La hora del ángel de la biblioteca con mucha expectativa.

Toby O’Dare, un asesino a sueldo famoso en los bajos fondos al que han encargado matar más de una vez, es un hombre despiadado, un muerto viviente que se oculta bajo una serie de alias y recibe órdenes del “Hombre Justo”. En el mundo de pesadilla en que se mueve, con sus misiones solitarias y letales, aparece un forastero misterioso, un serafín, que le ofrece la oportunidad de salvar vidas en lugar de destruirlas. O’Dare, que mucho tiempo atrás soñó con ser monje y en cambio se vio implicado en una vida de peligro y violencia, acepta la propuesta. Viaja atrás en el tiempo hasta la Inglaterra del siglo XIII, una época oscura en la que se han lanzado acusaciones de asesinato ritual contra los judíos, y los niños mueren o desaparecen de repente… En ese escenario primitivo, O’Dare comienza su peligrosa búsqueda de la salvación: una odisea llena de peligros y fugas, de lealtades y traiciones, de egoísmo y amor.

.

.

Lucky el Zorro es un asesino a sueldo que trabajaba para el Hombre Justo desde hace 10 años. A pesar de su poco edificante ocupación, el asesino halla paz en lugares religiosos y sobre todo, en la Posada de la Misión, un conocido hotel en el sur de California, donde el hombre puede sentirse en paz consigo mismo. Pero la aparente tranquilidad de su vida se tambalea cuando el Hombre Justo le ordena asesinar a un banquero allí mismo, en el único lugar en el cual Lucky el Zorro se reencuentra con Toby O’Dare, el muchacho de trágico pasado que alguna vez fue.

Mientras cumple con su cometido, Lucky oye voces en su cabeza que le proponen acabar con su vida y dejar de ser un esbirro del Hombre Justo. Sería tan fácil para él dejarse ir y suicidarse en aquella habitación de la Posada de la Misión. Pero antes que pueda actuar en su contra, un hombre aparece en el lugar y le pide que no escuche las voces, que luche contra ellas y se vaya de aquel sitio. El hombre parece saber exactamente lo que está pensando Lucky y le cuenta que el Bien y el Mal están luchando en aquel momento por él. Malaquías, el nombre con el que se presenta a Lucky, es un Serafín y desde hace muchos años lo acompaña en silencio, desde que su ángel guardián no lograra ayudarlo y evitar que se alejara del camino correcto.

.

Después de salir de la Posada y llegar a un lugar seguro, la única forma que tiene Malaquías de demostrar la veracidad de sus palabras, es presentar ante Lucky un resumen de toda su vida, tal y como la ha observado el ángel. Así, Malaquías se sumerge en la historia de Toby O’Dare, un muchacho de Nueva Orleáns, hijo de padres alcohólicos, a quién le tocó hacerse cargo de su madre y hermanitos desde temprana edad. Por mucho tiempo Toby soñó con convertirse en un monje, le atraían mucho las historias sobre santos y ángeles, pero la realidad lo hizo decantarse por una ocupación más terrenal: junto a su laud, Toby se dedicaba a ser un músico ambulante para ganar dinero y mantener a su familia, mientras pensaba seriamente en estudiar en un conservatorio. Hasta regresar un día a casa y encontrarse una tragedia servida.

Desde entonces, Toby dejó de existir y Lucky el Zorro tomó su lugar. Un hombre anónimo y con rasgos comunes que lo hacían casi invisible a los demás, cualidades perfectas para convertirse en el asesino que ahora es. Después de aquello, a Toby no le queda más que creer en Malaquías y aceptar la propuesta que el ángel le hace. Él se han presentado porque Toby volvió a orar a su ángel guardián y lleva consigo la oportunidad de redención que el hombre ha estado esperando: salvar vidas en vez de quitarlas. Entonces Toby se convierte en el hermano Tobías, un monje que debe ayudar a Fluria y Meir, una pareja judía que ha perdido a su hija y se encuentran amenazados por su comunidad. El asunto es que eso está ocurriendo en la Inglaterra de 1257.

La hora del ángel (Angel time) es un libro regular tirando a malo. Puede que el resumen de lo que pasa en la novela pueda parecer atractivo, vamos… incluye asesinos a sueldo, ángeles y viajes en el tiempo. Pero, la atmósfera que dibuja Anne Rice en esta historia es opresiva y la culpa es solo de ella. Es evidente que el sentir religioso de turno de la autora se refleja enormemente en lo que está escribiendo. Y la verdad sea dicha, la prefiero atea, escribiendo cosas como las Crónicas Vampíricas o La Momia, sin tanta paranoia.

Digo que es opresivo, además de increíble, porque Toby/Lucky a pesar de haber dejado de creer, siempre tiene un pensamiento o una cita religiosa en la punta de la lengua. Una y otra vez Rice machaca el por qué dejó de creer, te explica sus razones como si fuese ella quien necesitara justificarse. Entonces te das cuenta que en el momento en el que escribió La hora del ángel Rice se sentía como Toby, porque a estas alturas es de dominio público las idas y venidas de la autora con la religión.

Es lamentable que una novela que pudo haber sido mucho más interesante, se diluya entre imaginería religiosa y el cuento de “thriller metafísico”. Solo rescataría 1/3 de todo el libro y no es una sección en específico, si no pedacitos sueltos de aquí y de allá.

Y es curioso, porque Rice estaba en pleno regreso a la Iglesia cuando escribió las 2 novelas de El Mesías, que particularmente me gustan mucho, y no se siente esta misma atmósfera recargada y densa de este libro, en la cual lo único que le falta es poder oler el incienso de los sitios que visita el protagonista. No se si tendré el valor de leer la continuación, La prueba del Ángel.

RSS 2.0 | Trackback | Comment

3 Responses to “La hora del Ángel”


  1. Me parecía interesante hasta que llegó el salto en el tiempo. Ya ahí dije, no, basta. Demasiado enredado.

    Yo, definitivamente, de Ana Arroz creo que no leeré más. A pesar de lo interesantes de las reseñas, no me
    atraen en lo más mínimo.

    Off topic, alguna vez te pasó por las manos el libro de Battle Royale? Lo acabo de ver en una librería,
    y me llamó la atención. Creo que en la lista de septiembre lo incluiré.


  2. No, nunca he visto la (las?) novela de Battle Royale. Sería interesante leerla para compararla con Los juegos del hambre.


  3. La descripción es identica. Aunque tiene un tono decididamente japones. Si la compro, después la comento.

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>