Día 31: vencí al Coyote

El jueves (05/09/2013) terminé el plan de ejercicios de 30 días que empecé en agosto. El tema se llama “Día 31″ porque tendría que haber sido publicado ayer, pero me emocioné hablando de mi superpoder secreto / trastorno obsesivo-compulsivo y me pareció que 2 temas en un día sería un abuso, no sea que los amigos invisibles del blog se mal acostumbren a más de una actualización por día.

Koky, usuario de El Rincón de Garada, versado en el tema del fitness y otros demonios, que pasó a comentar por el Día 1, bautizó como “El Coyote” al auto-saboteo de los planes de adelgazar/hacer ejercicios. Así que 31 días después, creo que logré vencer a ese Coyote marca Acme, aunque también hay que decirlo: durante los últimos 10 días del plan de entrenamiento el Coyote amenazaba con pegarme un bocado en las batatas (léase: pantorrillas).

Repito algo que dije en el tema del Día 1: “Un pequeño paso para la Humanidad, un gran paso para una gordita sedentaria”, sobre todo porque he visto resultados. Sin temor a sonar como uno de esos terribles spots publicitarios de las teletiendas: funciona!. Evidentemente no es que un día amanecí esculpida y divina, para eso todavía queda un largo camino por recorrer y que pienso caminarlo all the way, pero mi diario de estos 30 días no miente, la cinta métrica y la báscula tampoco. Menos aun la ropa que hacía 3 años que no me ponía porque parecía Shai-Hulud (con el perdón del Gran Hacedor) embutido en spandex.

Pero más interesante aun es el efecto dominó que mi decisión de empezar el plan de entrenamiento ha causado en mi familia. Mi hermana pequeña, que abandonó el plan a los pocos días de empezarlo, lo reinició cuando vió que yo me lo estaba tomando en serio. Mi otra hermana también decidió apuntarse y hacer el plan por su cuenta. Y mis padres, para no quedarse atrás porque sus hijas estaban poniéndose a tono a punta de sesiones de cardio y abdominales, decidieron salir a caminar por las tardes, por el paseo de la playa en Lechería; en palabras textuales que escribió mi mamá en un e-mail: “Con tres hijas entrenándose y en dieta, no pensamos quedarnos atrás”.

Hasta para buen ejemplo sirvo ahora.

RSS 2.0 | Trackback | Comment

11 Responses to “Día 31: vencí al Coyote”

  1. glauco

    No me haces coco, ya averigue, y a mitad de mes voy a la piscina. Me voy a poner como Makoto. Yep, really. (Curiosamente creo que tambien tengo la altura de Makoto, porque el se ve mas alto que los demas, definitivamente mas que Nagisa que es un enano)


  2. Aquí están por abrir un gym, casi al lado de casa, así que lo más probable es que nos apuntemos ambos a final de mes.

    Y con la gente pequeña no te metas, que yo no llego a los 160 cm. ;____;

  3. glauco

    No te preocupes, nunca he tenido problemas con los chichones de piso, digo, digo, con la gente de estatura pequeña. :P

    Pero alguna ventaja tiene que tener ser considerablemente alto, no? Lo que me parece raro es que pense que en europa seria mas promedio, pero sigo siendo uno de “los mas altos”

    (Emm, para echar sal en la herida, pero la niña mide 1.22 y apenas si va a cumplir 7)


  4. Se que siempre puedo contar contigo para darme ánimos.
    La sobrina medirá lo mismo que yo antes de cumplir 15 años =S

    Espero que no tengas que enjuagarle las lágrimas si crece mucho y nadie la lleva a bailar por ser tan alta… (soy mala, lo se, hay una parcela en el Yomotsu con mi nombre).

    Así que te vas a poner como Makoto, ¿no?. Perdón, voy a reírme lejos de la laptop para no rociarla de Coca Cola.

  5. glauco

    Por lo del baile lo resuelvo facil y la mando a estudiar a noruega (o en Amsterdam, ahi hay bastentes de los mas altos), ademàs asì nadie me la quita (yo ser posesivo con mi hija y me estresa pensar en ella a los 15 años)

    Y soñar no cuesta, si?


  6. Ahora toca hacerse un gorrito con la piel del coyote!
    como te enteraste hace rato y por la recomendación que me diste yo también tengo planes de ponerme a hacer ejercicios en el apto. La recomendación que me dejaste no la tomé, el hecho de que me haga usar pesas o me pida una lona no me llamó la atención. Ya justo hoy me compré un par de zapatos de goma que no tenía, para comenzar la autotortura el lunes. Insanity ahí te va esta cuerpa decadente, con tu poder espero la desconviertas del Munra que está hecha y la vuelvas una Sheetara.


  7. Por cierto ¿cuando veremos fotos de la cuerpa de antes y la cuelpa nueva? XD


  8. “La cuerpa” es tímida y no se sacó fotos del antes.
    Tal vez cuando le de la 2da. vuelta al programa de ejercicios me anime a sacarme una fotico el día 1 y otra el 30, pero esas serán de consumo interno, mi sentido del ridículo me impide subir a internet ese tipo de fotos, mostrando mis miserias jajajajaja.

    P.D.: que abandono estos días con el pobre blog, pero lo estoy pasando genial con mi hermana y mi cuasi-cuñado *____*

  9. Koky

    Enhorabuena, futura chica fitness!!!!!

    Y aclaro: Para mi “el coyote” es la personificación de la fuerza de voluntad ;)

    Sigue entrenando, no te centres solo en el GAP, intenta variar los ejercicios para que tu cuerpo no se habitúe siempre al mismo modo de actuar o se frenará.

    Yo no me fijaría tan a menudo en el peso y si revisaría lo más preciso que pudiera el % de grasa corporal que tienes. Ponte como objetivo llegar a un 22-20% de grasa corporal que para una chica fitness está de escándalo sin entrar en pérdida de curvas de mujer ;)

    Suerte en tu segunda vuelta o lo que sea….y ya sabes que para cualquier consulta o consejo………………………te puedo hacer descuento XD


  10. Ahora que lo re-leo, si… entendí al revés lo del coyote XD


  11. […] año pasado, entre tantas cosas que ocurrieron, decidí ponerle fin a la vida sedentaria y además de un régimen alimenticio vigilado por un médico, que me llevó a perder 10 kg de peso, […]

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>