Una mudanza más

Desde que emigramos, creo que directamente nos convertimos en nómadas, destinados a no permanecer “mucho” tiempo en el mismo lugar. Mientras unos echan raíces en el mismo sitio por décadas, nosotros llegamos hace 6 años desde otro país para residenciarnos en Alicante, donde vivimos por 2 años. De allí a San Sebastián de los Reyes, donde hemos estado por casi 4 años. Y ahora, a un nuevo destino.

Cada mudanza me deja cicatrices. Siento que dejo un pedazo de mi entre las paredes ajenas que convertí en propias por tiempo limitado. Porque como sea, a ese lugar terminas llamándolo “hogar”, aunque no sea tuyo.

Esas cicatrices también van acompañas de angustia, de incertidumbres. La mayoría de las mudanzas que he vivido han ido acompañadas de enormes cambios en mi rutina (y como yo soy un animalito de costumbres, me estreso, pueeeees). Las primeras mudanzas no las recuerdo. Primero vivimos con mi abuela materna y después es un apartamento cerca de allí, tengo recuerdos de ambos sitios a pesar de que no pasaba de los 4 años en el último caso. Pero después de 21 años en el mismo apartamento, mi familia se mudó a la ciudad de al lado. Cambiamos de vivir en un piso a una casa preciosa dentro de un conjunto residencial increíble. Apenas unos meses después de ese cambio que me parecía tan grande, encontré empleo en otra ciudad, a 2 horas de mi casa, y tuve que mudarme allí. Ya no era solo enfrentarme a mi primer empleo como ingeniero recién graduado, además era salir de mi casa por primera vez a vivir por mi cuenta. Eso si, regresé a mi casa todos los fines de semana, por casi año y medio. Seguramente esa experiencia me preparó para LA mudanza, que no sólo involucraba el estar recién casada, también incluía un cambio de país.

Hago el pequeño gran resumen de mis mudanzas para dejar constancia de que casi todas ellas van acompañadas de otras situaciones que te sacuden el día a día, al menos hasta que te acostumbras a ello y se convierte en otro día a día. Para no ser menos, esta nueva mudanza, a Colmenar Viejo (aun dentro de la Comunidad de Madrid, a unos 15-20 min. de nuestra ciudad anterior) también llega por razones muy especiales. El piso en el cuál vivíamos antes se nos queda pequeño ahora que la familia crece. Nos hace ilusión preparar un espacio para nuestro bebé y en el piso anterior, de 2 habitaciones, la segunda de ellas pequeñísima, significaba tener un espacio muy limitado y además, quedarnos sin más habitaciones para recibir a la familia o amigos cuando vienen de visita. Así que después de pensarlo, sacar cuentas, volver a pensarlo, ampliar la zona de búsqueda fuera de SanSe/Alcobendas, encontramos algo muy acogedor en Colmenar Viejo y si todo sale bien, a partir de este verano recibiremos aquí a nuestro bebé, en el que será el hogar de sus primeros años.

Apenas han pasado unos días desde la mudanza, todavía se siente el cansancio aunque no fue mucho lo que pude hacer, porque tenía que evitar cargar peso. Aun quedan cosas por sacar de cajas y sobre todo, hay que dejar pasar el tiempo para acostumbrarnos al nuevo lugar. Que además impone mucho, porque es enorme en comparación con el piso en el que vivimos por 4 años. Se siente tan vacío por el momento, pero dentro de unos meses ya tendremos a otra personita ayudándonos a darle calor de hogar.

RSS 2.0 | Trackback | Comment

4 Responses to “Una mudanza más”

  1. Glauco

    Yo desde pequeño he tenido muchas mudanzas, Y después de grande tambien, incluyendo varias grandes. Te entiendo, pero tambien lo veo como una nueva aventura y me emociona.
    A veces creo que no tengo raices, pero mientras este con mi esposa y mi hija, siempre sera mi casa. Aqui o en China Continental.

    Mucha suerte con la nueva casa y el parasito. Eso y energia. Porque les hara falta.

  2. Koky

    Ahora entiendo lo que te comenté sobre tus señales y protuberancias extranas.
    Solo que no era en la cabeza sino en la barriguita XD

    Enhorabuena a los dos por la buena nueva (primera noticia que tengo)!!!!!!

    Sobre las mudanzas, a mi en particular siempre me gustaron. De hecho estuve una época de mi vida viviendo cada año en una ciudad diferente (Sevilla, Madrid, Malcontenta (Italia) y Edimburgo (Escocia)). Luego dos años de vuelta a casa de papi&mami y ya por fin planté el huevo donde estoy :P


  3. @Glauco: epa, epa, un respeto para el Xenomorfito, que después se pone delicado. Siempre me digo eso, que cada nueva mudanza es una aventura, pero resulta que tu gemela no es suficientemente aventurera XD. Pero si que es cierto que mientras tengas a tu otra mitad y a la retoñito contigo, el hogar se lleva a cuestas, como la casita de un caracol.

    @Koky: ya ves!. No son cuernos de Capricornio/Cabra/Ciervo/Maléfica XDDD Creo que en el foro hasta ahora sólo lo sabía Sou y eso porque se lo comenté el otro día cuando él buscaba opciones donde mudarse en Alicante, y como yo viví allí 2 años, pues compartimos información al respecto. Veré si más adelante lo “anuncio” por Garada, aunque no soy de andar subiendo ecos o fotos con la barriguita O___O (que yuyu), si más bien le impuse un voto de silencio a mi familia inmediata sobre el tema durante todo diciembre y la mitad de enero, hasta que tuve en mano los análisis del primer trimeste.
    Jo, viviste en Edimburgo???. Yo quiero!!!. Escocia es una materia pendiente para mi. Que ganas de ir a conocerla y que Oliver pille un coche y visitemos Inverness y otros lugares que me interesan mucho desde que me volví fan de la serie de novelas “Forastera” de Diana Gabaldón.

  4. Koky

    Mis dedos están “sellados” XD

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>